Creo que a estas alturas, a Blas de Lezo le conocemos todos por ser la pesadilla de piratas y corsarios y némesis de la armada de la Pérfida Albión.

Famosas sus múltiples heridas hechas en combate, ya con 14 años, siendo un joven guardiamarina  al servicio de la armada francesa y en plena Guerra de Sucesión Española perdió la pierna durante la batalla naval de Vélez-Málaga.

A lo largo de su vida fue enfermando y siendo herido fruto de sus años de servicio con la armada española.

Un diorama del asedio de Cartagena de Indias.

Deja un comentario

¡Contacta conmigo!