Aunque parezca imposible, a finales siglo XVIII se intentó construir un canal desde Madrid hasta Sanlúcar de Barrameda que sería conocido como Canal del Guadarrama.

Suena absurdo, pero en su momento tenía su lógica, los caminos de la España dieciochesca no eran muy seguros y se pensó que a través de barcazas y por el canal ciertas mercancías podían ser transportadas desde puerto a la capital.

Para tal obra se eligió al ingeniero Carlos Lemaur, que ya tenía experiencia en el asunto de los canales. Por desgracia este se suicidó… y el proyecto poco a poco se fue abandonando por falta de dinero y por la excesiva complejidad. Hoy en día aún se pueden ver vestigios de dicho proyecto.

Restos de la presa, que aún hoy siguen en pie.

¡Contacta conmigo!