En el cine se nos muestran a los guerreros vikingos armados con espadas, espadas para todo el mundo. Y eso no era así por una sencilla razón: Las espadas eran MUY caras, caras como varios sueldos.

Basado en un articulo del excelente blog The Valkirie’s Vigils, de  Laia San José. Podéis leer el articulo completo aqui.

Si os gustan las aventuras de vikingos y toda su parafernalia, tengo un comic publicado al respecto: Harald, El último vikingo, más información en la sección de libros.

VER MÁS

¡Contacta conmigo!