Nos cuentan las fuentes que ,durante el asedio de Argos por parte de las tropas de Pirro en el 272 A.C., una señora al ver a su hijo luchando contra el rey Pirro y para así protegerlo, le lanzó desde su casa una teja y lo derribó, siendo rematado en el suelo por los defensores.

Ilustración por cierto basada canallescamente en la portada del numero de Desperta Ferro: Antigua y Medieval que dedicó a Pirro. Si os interesa el tema, pasaos por su web donde se puede comprar.

VER MÁS

¡Contacta conmigo!