7 de Junio de 1915, ya en la Gran Guerra, el zeppelin alemán LZ37 despega desde su base en Gante para atacar Londres con sus bombas. A su encuentro sale el piloto británico Rex Warneford con su biplano y armado con una carabina y un par de bombas de mano. Rex realizaría ese 7 de junio el primer derribo aéreo de un dirigible en combate al arrojarle una bomba, destruyendolo por completo.

Deja un comentario

¡Contacta conmigo!