Aunque perder un ojo  y quedarse tuerto puede ser un drama, puede que moles un montón poniendole un parche en el ojo estropeado.

En esta primera entrega de “Tuertos con historia” incluyo a mis tres tuertos ibéricos favoritos por su historia e importancia.

En esta primera entrega: La Princesa de Éboli, Blas de Lezo y Millán Astray.

Deja un comentario

¡Contacta conmigo!